Prensa Online - PanamaOn

Renault Mégane TCe 140 CV Limited

Desde hace unos meses, la gama Mégane está disponible con un nuevo motor de gasolina sobrealimentado con tres niveles de potencia (115, 140 y 160 CV). Nosotros probamos la versión intermedia, que es la más equilibrada por su buen nivel de prestaciones y ajustado consumo.

20 enero 2019 |

Un soplo de aire fresco para el compacto de Renault

Disponible con un bloque de 1.3 litros de cilindrada, esta peuqeña motorización ofrece una respuesta muy brillante desde la parte más baja del tacómetro para mejorar en la parte media y alta del mismo. Todo esto se traduce en una conducción muy satisfactoria, pues la respuesta siempre es muy buena sin que nos obligue a utilizar el cambio con mucha frecuencia. Un cambio de seis relaciones que, por cierto, plantea un escalonamiento acertado y un tacto suave y preciso.

Técnicamente hablando, se trata de un propulsor muy avanzado. Buen ejemplo de ello son sus cilindros de baja fricción procedentes del deportivo Nissan GT-R. Además, otras tecnologías optimizan la sensibilidad del motor y reducen los consumos y las emisiones de CO2, por ejemplo, la inyección directa de gasolina, cuya presión ha aumentado a 250 bares y cuya mezcla con el aire ha sido optimizada gracias a una concepción específica de la cámara de combustión.

Este motor también cuenta con una solución tecnológica que controla las válvulas de admisión y de escape en función de la demanda del motor. De todo ello, resulta un mayor par a bajo régimen y un mayor par disponible, de manera lineal, a alto régimen.

Pero no sólo es una motorización con un rendimiento magnífico, sus consumos también están a un gran nivel. Según nuestras mediciones, en carretera, siempre a velocidades legales, se pueden llegar a conseguir consumos de poco más de 4,5 litros a los 100 kilómetros. Ya en recorrido urbano, la cifra se solía situar sobre los 7,0 litros.

Al igual que el resto de versiones, el Mégane un coche con una dinámica impecable. Su calidad de rodadura está muy por encima de cualquiera de sus alternativas equivalentes y, además, la suspensión trabaja a la perfección para que el balance entre confort y estabilidad realmente impecable.

Amplio, confortable y con unos buenos niveles de calidad

Por dentro, el nuevo Mégane nada tiene que ver con su predecesor. No sólo es más amplio, algo que se nota desde el primer momento, sino que también ofrece un cambio de diseño profundo muy en la línea de los nuevos modelos de la marca. Otro de los puntos en los que también evoluciona, es el que afecta a los acabados y calidad del interior, que también le permite superar con creces a la anterior generación. Pero además de mejorar ostensiblemente en este apartado al anterior modelo, este nuevo Mégane da una sensación de solidez y calidad que es muy similar a la de un Renault Talisman o un Espace, modelos que, en teoría, son de una gama superior.

Nos gusta mucho la posición al volante, pues el diseño estructural del asiento y los mandos permite que personas de diferentes estaturas puedan adaptarse perfectamente al volante. Para aquellos conductores que sean de estatura generosa, o los que tengan una estatura normal pero les guste ir en una posición muy baja, el Mégane es el compacto ideal para ellos.

Los asientos cuentan con un tapizado de tela de una calidad más bien normal. Sin ser sobresalientes por ergonomía, ofrecen un nivel de confort bastante aceptable y sujetan el cuerpo con corrección. El espacio disponible en las plazas traseras también es destacable, ya que se sitúa entre los mejores de su segmento. Sobresale, especialmente, el espacio disponible para las piernas. En cuanto a los asientos, sin ser tan envolventes como los delanteros, son confortables y ofrecen un mullido consistente.

El maletero, que tiene una capacidad de 384 litros, una cifra que le sitúa en la media de su segmento y que ofrece suficiente capacidad para cubrir todo tipo de necesidades. Para aumentar su volumen, se pueden abatir los respaldos de los asientos traseros para conseguir una capacidad máxima de 1.247 litros.

Para ofrecer en el interior una forma más acogedora, tal y como ocurre en los modelos de MINI, el Mégane puede configurarse con diferentes tonalidades en su iluminación y en la pantalla táctil.

En el caso de nuestra unidad de pruebas, que respondía al acabado ´life’, ofrecía la versión más básica del sistema R-LINK, que, a nuestro juicio, se maneja mucho mejor que el de gama superior. Por lo demás, todos los mandos están bien diseñados y se manejan de manera intuitiva.

Con grandes posibilidades de equipamiento

El nuevo Renault Mégane es uno de los coches más avanzados de su segmento, buena prueba de ello es todo el equipamiento que es capaz de ofrecer, sobre todo en cuanto a ayudas de conducción se refiere.

Entre lo más destacable, cabe reseñar el regulador de velocidad adaptativo, el sistema de frenada emergencia asistida, la alerta por cambio involuntario de carril, la alerta de distancia de seguridad, la alerta de exceso de velocidad con reconocimiento de las señales de tráfico, el detector de ángulo muerto, la cámara de visión trasera, el cambio automático de luces largas/cortas, la ayuda al aparcamiento delantera, trasera y lateral, el sistema parking manos libres, y la tecnología 4Control que es el equipamiento estrella y que no lo pudimos probar en nuestra unidad de pruebas.

+ Contenido interesante

Da tu opinión

Normas de Uso:

1. Mantener lenguaje respetuoso: evitar palabras abusivas, amenazadoras u obscenas.

2. PanamaOn se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas son responsabilidad de los usuarios y no de PanamaOn

4. Al enviar, el autor del mismo acepta las normas de uso.

Incorrecto intentelo de nuevo

Las opiniones no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación.

Opinión de nuestros lectores