Prensa Online - PanamaOn

Cómo detectar trastornos psicomotores a través del juego

Cómo es sabido los 5 primeros años de vida de un niño son esenciales para lograr potenciar todas sus habilidades, es por ello, que deben ser estimulados de manera oportuna respetando su ritmo de desarrollo, explicó el licenciado José Herrera, coordinador de Estimulación Temprana y Orientación al Hogar (ETOF), del Instituto Panameño de Habilitación Especial (IPHE).

04 agosto 2021 |

En los primeros años de vida, el niño inicia un proceso de aproximación al mundo, momento mismo en el cual se inician sus primeros aprendizajes, construyendo su desarrollo, y relacionándose con el medio externo, detalló el licenciado José Herrera.

“Algunas investigaciones que se han realizado y que han reflejado sólidas pruebas, demuestran que la estimulación temprana produce cambios en educandos porque aprenden a manejar niveles más complejos para moverse, pensar, sentir y mejorar sus relaciones con los demás”, sustentó el especialista.

Desde el punto de vista psicomotriz, el juego potencia el desarrollo del cuerpo y de los sentidos, ya que la fuerza, el control muscular, el equilibrio, la percepción y la confianza en el uso del cuerpo, le sirven para su desenvolvimiento en las actividades lúdicas, sostuvo el Coordinador de Estimulación Temprana y Orientación al Hogar del IPHE.

“El bebé produce movimientos y sensaciones cambiantes al explorarse a sí mismo y a su entorno. Cuando descubre una pauta de acción la repite y ejercita una y otra vez, tanto por experimentar el placer al hacerlo como para comprobar y ampliar sus consecuencias inmediatas y posibilidades”, relató el profesional de ETOF.

José Herrera, comentó que todos los juegos de movimiento (juegos con el cuerpo y con los objetos) tienen un papel relevante en su progresivo desarrollo psicomotor, completando los efectos de la maduración nerviosa, y estimulando la coordinación de las distintas partes del cuerpo.

Añadió, que para observar al niño en sus juegos, se puede ver si hay alguna desviación psicomotora. Por lo tanto, la diversión y los juegos no deben entenderse sólo como prácticas de entretenimiento, sino una forma para fomentar el aprendizaje de diversos aspectos, sobre todo si se realiza en un ambiente motivador y agradable.

El Coordinador de ETOF del IPHE, destacó que se debe observar en el niño las siguientes actitudes:

· Si atiende tanto a un objeto como a un estímulo sonoro: ¿lo mira, lo sigue/busca con la mirada, hasta qué ángulo, intenta cogerlo, muestra alguna reacción hacia éste

· Si el infante presenta sonrisa social.

· Si hay respuesta cuando lo llaman por su nombre, si se detiene ante un “no”.

· Si el niño participa de juegos funcionales, tales como: dejar caer objetos, si encuentra cosas que aparentemente están escondidas, si alcanzar algún objeto apoyándose de otro.

· Si agita una sonaja, gatea, corre, salta, enciende un juguete presionando un botón

· Si participa del juego simbólico (rodar un coche).

· Si se interesa por el juego de construcción: apilar y alinear objetos para formar caminos, torres o puentes, armar rompecabezas o crear una casita con sábanas y sillas.

· Si participa del juego simbólico (tapa a la muñeca para dormir, dar de comer a un muñeco, utiliza el plato como un timón).

· De prestarse atención a la comprensión de frases: el seguimiento de órdenes sencillas.

· Si participa en juegos colaborativos con otras personas y si además tienen un carácter socio dramático (jugar a los médicos).

· Si obedece secuencias de órdenes (coge tu juguete y guárdalo en su cesto) y cumple normas sencillas en un juego (“ahora me toca a mí”).

· Si se involucra en un juego durante un tiempo más largo progresivamente.

· Si presenta Estereotipias (movimientos involuntarios repetitivos).

· Si participa de juegos de ronda

· Si mantiene relaciones sociales

· Si es capaz de participar de juego dirigidos por un adulto cumpliendo órdenes como, salta con las piernas juntas, sube y bajar escalera y hacer zig zag con conos).

El licenciado José Herrera, finalmente enfatizó, que a través del juego los niños desarrollan la coordinación de sus movimientos y además, conocen su cuerpo y sus posibilidades de acción en un espacio determinado.

Desarrollan su capacidad para dar nuevos significados a los objetos, lo que les permite adquirir nuevos aprendizajes y comprenden su entorno y amplían habilidades de pensamiento como: lógica, análisis, síntesis, memoria, entre otras.

Además, desarrollan su creatividad e imaginación, se relacionan entre sí a través de las diferentes formas de expresión, adquieren gradualmente autonomía al explorar su mundo familiar y social, respetan turnos y desarrollan tolerancia a la frustración, manifiestan sus necesidades, emociones e intereses y adquieren hábitos y valores.

+ Contenido interesante

Da tu opinión

Normas de Uso:

1. Mantener lenguaje respetuoso: evitar palabras abusivas, amenazadoras u obscenas.

2. PanamaOn se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas son responsabilidad de los usuarios y no de PanamaOn

4. Al enviar, el autor del mismo acepta las normas de uso.

Incorrecto intentelo de nuevo

Las opiniones no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación.

Opinión de nuestros lectores