Prensa Online - PanamaOn

Logran revivir por primera vez un cerebro muerto

Un grupo de científicos ha logrado restaurar la función celular en 32 cerebros de cerdos que habían estado muertos durante horas, lo que abre una nueva vía para tratar las enfermedades cerebrales y hace tambalear la definición actual de muerte.

19 abril 2019 | Publicado : 04:03 (18/04/2019) | Actualizado: 03:00 (19/04/2019)

Los cerebros intervenidos no mostraban ningún signo de actividad neuronal eléctrica necesaria para la conciencia. Los investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale idearon un sistema similar a la máquina de diálisis, llamada BrainEx, que restaura la circulación y el flujo de oxígeno a un cerebro muerto. Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Nature.

"Estamos realmente entusiasmados. Esto podría servir como plataforma para ayudarnos a comprender mejor cómo tratar a las personas que han sufrido ataques cardíacos y han perdido el flujo sanguíneo normal al cerebro", señaló Khara Ramos, directora del Programa de Neuroética de la universidad.

Asimismo, agregó: "realmente mejora nuestra capacidad para estudiar las células tal como existen en conexión unas con otras, de esa manera tridimensional, grande y complicada".

La muerte es definitiva, pero el número de muertes realmente irreversibles se ha reducido con el tiempo. Durante milenios, las personas eran consideradas muertas cuando dejaban de respirar y sus corazones dejaban de latir. Luego intervino la medicina moderna.

La invención de los ventiladores mecánicos permitió que los cuerpos defectuosos se mantuvieran con vida durante más tiempo, y décadas de mejoras en la cirugía cardíaca y los trasplantes significaron que incluso un corazón detenido podría no ser necesariamente el final.

Pero el cerebro es más complicado. Los cerebros de los mamíferos son máquinas de alto rendimiento; exigen un flujo constante de sangre rica en oxígeno para trabajar al máximo.

Si se corta el flujo de sangre, perdemos el conocimiento después de unos pocos segundos. En cinco minutos, las reservas cerebrales de moléculas vitales como la glucosa y el Adenosín trifosfato, el motor de la energía química del cuerpo, se agotan.

Luego, el cerebro ingresa en una espiral de muerte que, hasta ahora, los científicos consideraban irreversible: la delicada química de las células nerviosas se descompone.

Pronto, las enzimas que descomponen el tejido nervioso se activan y las estructuras más pequeñas del cerebro y los vasos sanguíneos se rompen. Todo esto podría cambiar con BrainEx.

​El equipo tomó medidas para garantizar que los cerebros no se "despertaran" de ninguna manera, y mucho menos que tuvieran conciencia del procedimiento. Aunque ninguno de los cerebros en el experimento mostró ningún signo de conciencia, los investigadores estaban preparados para administrar anestesia y bajar la temperatura del cerebro.

Aunque los investigadores se aseguraron de que los cerebros experimentales no tuvieran actividad a gran escala, tomaron pequeñas rodajas de tejido cerebral para evaluar si las neuronas del hipocampo aún podían dispararse después del tratamiento. Y para su sorpresa podían.

"[Ese resultado fue] el aspecto más sorprendente para mí como neurocientífico", señaló el director del Instituto Allen para la Ciencia del Cerebro, Christof Koch, citado por National Geographic.

Koch agregó: "todavía eran capaces de generar los picos que son el lenguaje universal de la comunicación eléctrica rápida. Significa que, en principio, esas neuronas parecen ser capaces de tener actividad neuronal".

+ Contenido interesante

Da tu opinión

Normas de Uso:

1. Mantener lenguaje respetuoso: evitar palabras abusivas, amenazadoras u obscenas.

2. PanamaOn se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas son responsabilidad de los usuarios y no de PanamaOn

4. Al enviar, el autor del mismo acepta las normas de uso.

Incorrecto intentelo de nuevo

Las opiniones no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación.

Opinión de nuestros lectores