Prensa Online - PanamaOn

Mercedes-Benz Clase E 220 D

Es la mejor berlina de su segmento y uno de los automóviles más avanzados del momento.

26 mayo 2018 |

La quinta generación de la Clase E de Mercedes-Benz, denominada internamente con el código W213, está disponible en los concesionarios desde principios de 2016. Nosotros hemos probado la versión diésel 220d que, en principio, nos parece una de las más recomendable que nos plantea la gama, gracias a su magnífico equilibrio entre prestaciones, consumo y agrado de conducción.

En comparación con la generación anterior, la batalla ha aumentado en 65 mm (2.939/2.874) y la longitud en 43 mm (4.923/4.880). La anchura de vías también ha crecido (delante 20 milímetros adicionales, detrás 7 milímetros).

La nueva Clase E ofrece diferentes configuraciones en función de la línea de diseño y equipamiento elegida. La versión básica ostenta la parrilla del radiador clásica de Mercedes con la estrella en el capó, al igual que la línea Exclusive, si bien ésta tiene una configuración diferente. Las líneas Avantgarde y AMG Line -esta última estaba presente en nuestra unidad de pruebas- se distinguen por la parrilla de estilo deportivo con la estrella Mercedes de gran tamaño en el centro.

Un interior atractivo y digitalizado

Una vez que accedemos al habitáculo, llaman la atención dos displays de 31,2 centímetros de diagonal (12,3 pulgadas) y una definición de 1.920×720 píxeles. A la vista, ambos displays se funden y conforman un puesto de conducción widescreen, que incluye, como cuadro de instrumentos, un display de formato grande en el campo visual directo del conductor, en donde se visualizan instrumentos virtuales, y un display central situado por encima de la consola central. Además, se puede elegir el diseño de las pantallas del cuadro de instrumentos widescreen seleccionando uno de tres estilos diferentes: «Classic», «Sport» y «Progressive». Su diseño, además de su calidad visual, resultan sobresalientes.

El cuadro de instrumentos widescreen puede combinarse opcionalmente con COMAND Online. El modelo básico de la nueva Clase E combina en lugar de este sistema dos relojes en diseño de tubo y un display en color de 17,8 centímetros (definición 1.000 x 600 píxeles) con un display central de 21,3 centímetros de diagonal (definición 960 x 540 píxeles). Los relojes, el cuadro de instrumentos y el display central están alojados en un marco común en efecto lacado brillante.

El usuario puede adaptar a sus necesidades particulares la información visualizada en el display central. El display de COMAND Online está dividido en dos secciones: un área principal para gráficos y animaciones (2/3 en el lado derecho del display) y un área adicional (1/3, en el lado izquierdo del display). Una excepción es la visualización del mapa de navegación, que ocupa siempre la superficie completa del display.

El display está retroiluminado de noche con la iluminación de ambiente multicolor, que hace que el puesto de conducción widescreen parezca suspendido por delante del tablero de instrumentos. En estas condiciones, se visualiza con mucha claridad y no resulta molesto. En días muy soleados, también se visualiza a la perfección, sin brillos y sin ningún tipo de deficiencia. Tanto es así, que es preferible frente a uno convencional u otros digitales de la competencia.

Todas las funciones que podemos utilizar y que se muestran en la gran pantalla del tablero, se pueden gestionar desde el controlador COMAND y desde el sistema de mando fónico LINGUATRONIC. El mando físico también incorpora teclas de acceso directo para manejar, por ejemplo, el manejo de la climatización automática y, por primera vez, también para la activación y desactivación sencillas de determinados sistemas de asistencia a la conducción.

Práctico y con sobresalientes acabados

La calidad de los materiales, su correspondiente acabado y la gran sensación de solidez, está por encima de cualquiera de sus alternativas equivalentes. En el Clase E, se respira una sensación de calidad suprema que ninguno de sus rivales es capaz de alcanzar. Hay muchas zonas tapizadas en piel de bastante calidad. Asimismo, el resto de los materiales, salvo algunas zonas menos visibles -muy pocas-, son blandos al tacto y de buena factura. Para mejorar el atractivo del interior, además de un diseño soberbio, hay una moldura metálica que recorre todo el salpicadero y los paneles de las puertas.

En su habitáculo hay huecos muy prácticos en las puertas, en la consola central, en la guantera y en el apoyabrazos. Todos están muy bien resueltos, aunque los de las puertas no disponían de ningún tipo de revestimiento para evitar ruidos y daños en los objetos más frágiles como, por ejemplo, un móvil. Precisamente, ya que sacamos a colación los Smartphone, el Clase E dispone de un cargador por inducción en la consola central -es muy amplio, está guarnecido y cuenta con una tapa para poder ocultarlo- y diferentes conexiones USB en la consola central en el cofre del apoyabrazos y en las plazas posteriores.

El habitáculo de nuestra unidad de pruebas no solo transmite calidad, sino que también resulta atractivo y muy agradable, además de acogedor. Para mejorar esa gratificante sensación de agrado, el alumbrado interior emplea exclusivamente tecnología LED, de larga duración y bajo consumo energético. Lo mismo puede decirse de la iluminación de ambiente ampliada disponible como equipo opcional. Los 64 colores disponibles ofrecen numerosas posibilidades para el ajuste individual. Este equipo añade un toque de luz, por ejemplo, a las molduras, el display central, la bandeja portaobjetos delantera en la consola central, los tiradores interiores, las bolsas en las puertas, el espacio reposapiés delantero y trasero, la consola del techo, las escuadras de los retrovisores y los altavoces de agudos (si el vehículo está equipado con el sistema de sonido surroundBurmester High-End 3D, como era el caso de nuestra unidad de pruebas).

Asientos ergonómicos, confortables y muy deportivos

La versión que pudimos probar, disponía de unos asientos de gran calidad, no solo por fabricación y por su magnífico revestimiento en piel, sino por lo ergonómicos que son y por la variedad de regulaciones eléctricas que presentan. Además de poder regular absolutamente todo, incluso los reposacabezas y la longitud de la banqueta, en los dos asientos delanteros hay un reglaje lumbar, tres memorias para el asiento del conductor y calefacción. Y en cuanto a su ergonomía, tal y como hemos apuntado con anterioridad, no hay tacha; los asientos delanteros se acoplan perfectamente al cuerpo, ofrecen un elevado nivel de sujeción y permiten que los largos desplazamientos se realicen con un nivel de confort sobresaliente. Lo mismo ocurre en las plazas traseras que, además de ofrecer mucho espacio -sobre todo en altura y anchura-, encontramos unos asientos muy confortables. Precisamente, ya que hablamos de las plazas posteriores, además de disfrutar de unos asientos magníficos, disponen de una climatización de calidad, con regulación de temperatura y flujo de aire, conexiones USB y diferentes salidas de aire en el túnel central, en los pilares C y en el piso. Para completar el equipamiento de las mismas, hay un práctico apoyabrazos central que integra un cofre para guardar pequeños objetos y dos portavasos.

Gran capacidad en el maletero

El maletero es eléctrico. Se puede abrir y cerrar desde el mando a distancia, desde el interior y desde el propio portón. La apertura y cierre está bien amortiguado y facilita muchos las cosas. En el interior encontramos un volumen de 540 litros, que puede ampliarse generosamente abatiendo los respaldos de los asientos posteriores. El maletero equipa redes, dos ganchos para colgar bolsas y una caja plegable que puede resultar muy práctica. Aunque el maletero nos ha parecido muy útil, echamos en falta mayores puntos de luz -solo tiene uno- y un tapizado completo -la parte superior estaba totalmente desnuda-.

Suspensión neumática y comportamiento de primer nivel

Cuando nos ponemos en marcha, este Clase E sigue manteniendo unos estándares de calidad que ninguno de sus rivales es capaz de alcanzar; es un coche con una pisada sólida y agradable. Pero para convertirse en el súmmum de las berlinas de su categoría, este modelo dispone de una suspensión neumática multicámara se complementa con una amortiguación regulable de ajuste progresivo por vía electrónica, que adapta individualmente y de forma automática la característica de amortiguación en cada rueda según la situación de marcha y el estado de la calzada (por ejemplo, al realizar una maniobra de esquiva o al circular sobre firmes en mal estado). El sistema combina de ese modo un elevado confort de marcha y rodadura con gran dinamismo de conducción.

Accionando el conmutador DYNAMIC SELECT en el puesto de conducción, se puede elegir entre cuatro ajustes diferentes del sistema AIR BODY CONTROL: «Confort», «ECO», «Sport» y «Sport +». A esto se añade un ajuste adicional, denominado «Individual», que le permite configurar su vehículo de acuerdo con sus preferencias. En todos los modos de conduccción, este Clase E es un coche dinámico, estable y muy fácil de conducir, aunque en el más deportivo ‘Sport +’, se riza el rizo para disfrutar de mayor precisión y un balanceo más contenido.

Para disfrutar de un coche más versátil, la suspensión neumática puede elevarse para poder meter el coche, por ejemplo, en garajes con rampas muy pronunciadas -nos parece una solución muy útil que nosotros hemos utilizado con bastante frecuencia a lo largo de la prueba-.

Número uno en seguridad

Pero además de esta suspensión avanzada y muy elaborada, Mercedes-Benz introduce nuevos sistemas de seguridad y de asistencia a la conducción que te hacen sentir que estas a los mandos de uno de los coches más avanzados del momento. De serie, se incluye el servofreno de emergencia activo, que puede advertir al conductor de una colisión inminente, prestar apoyo óptimo en la frenada de emergencia y, si es necesario, frenar de forma autónoma. Este equipo puede reconocer vehículos que circulan a menor velocidad, detenidos o en maniobra de frenado, así como peatones que atraviesan la calzada y se encuentran en el área de peligro por delante del vehículo. El equipamiento de serie incluye ATTENTION ASSIST con sensibilidad ajustable, que puede advertir ante síntomas de cansancio y falta de atención, así como el asistente para viento lateral, que ayuda al conductor reduciendo la deriva del vehículo producida por rachas fuertes de viento lateral.

Los primeros pasos de la conducción autónoma

Otro de los elementos que destaca es el sistema Drive Pilot, que avanza los primeros pasos de Mercedes-Benz hacia la conducción autónoma. Al conducir por carreteras de todo tipo, la función parcial piloto automático de distancia DISTRONIC no sólo puede mantener automáticamente la separación correcta respecto a vehículos precedentes, sino también, y por primera vez, seguirlos en un margen de velocidad de hasta 210 km/h. De ese modo puede facilitar la tarea del conductor, que no necesita pisar el acelerador ni frenar durante la conducción normal, y que cuenta con la práctica asistencia del piloto automático de dirección, incluso en curvas suaves. Otra particularidad es que, hasta una velocidad de 130 km/h, el sistema no precisa necesariamente líneas delimitadoras de carril claramente visibles para asumir su función de guiado, sino que está en condiciones de intervenir activamente en un entorno vial con líneas incompletas —por ejemplo, en zonas de obras—, o incluso sin líneas. Para suplir estas deficiencias se orienta por el movimiento de los vehículos circundantes y por las estructuras paralelas. De esta forma facilita la tarea del conductor y presta una ayuda eficaz, sobre todo al conducir en retenciones. Otro equipo que contribuye notablemente a simplificar la tarea del conductor en estas situaciones es la función ampliada de reanudación de la marcha. Circulando en autopista o carretera, esta función permite que el piloto automático de distancia DISTRONIC ponga en marcha automáticamente el vehículo después de una parada, si ésta no ha durado más de 30 segundos. El radar frontal de la generación más reciente está calefactado. De ese modo mejora la disponibilidad del piloto automático de distancia DISTRONIC, especialmente al conducir en condiciones invernales.

Otra novedad que reduce el estrés es la función parcial piloto automático de velocidad límite disponible en combinación con COMAND Online. Este equipo puede regular automáticamente la velocidad mediante el piloto automático de distancia DISTRONIC teniendo en cuenta las limitaciones de velocidad detectadas por una cámara. Además de las señales de tráfico, también en puentes sobre la carretera o en rótulos provisionales en zonas de obras, se utilizan informaciones conocidas por el sistema de navegación como, por ejemplo, la limitación a 50 km/h en poblaciones o a 100 km/h en carreteras interurbanas.

Entre las impresionantes innovaciones de DRIVE PILOT cabe destacar también un asistente activo para cambio de carril. Este equipo de asistencia basado en cámaras y sensores de radar ayuda al conductor a cambiar de carril en autopistas, autovías y vías similares, dirigiendo la berlina hasta el carril elegido, por ejemplo durante una maniobra de adelantamiento. Si el conductor acciona el intermitente durante más de dos segundos, el asistente activo para cambio de carril le ayuda activamente a dirigirse al carril contiguo si el sistema detecta que éste está despejado.

El asistente activo de parada de emergencia integrado en el DRIVE PILOT puede frenar el vehículo dentro de su propio carril, hasta la detención si es necesario, si reconoce durante la marcha que el conductor no está en condiciones de forma permanente de intervenir en el control de su vehículo. Si está activado el piloto automático de dirección y no se reconoce actividad alguna en el volante durante un periodo de tiempo largo, el sistema emite señales ópticas y acústicas para conminar al conductor a colocar las manos en el volante. Si el conductor no reacciona a varias advertencias moviendo el volante, acelerando, frenando o manejando uno de los botones de control táctil, el automóvil frena con seguridad dentro de su propio carril hasta la detención y conecta al mismo tiempo las luces intermitentes de advertencia para advertir a los conductores que le siguen.

El sistema de frenos con discos de freno autoventilados de material compuesto satisface muy altas expectativas en cuanto a distancia de frenado, respuesta, resistencia, estabilidad direccional y durabilidad de las pastillas de freno. Ambos ejes equipan frenos de disco con pinza flotante de un émbolo o de cuatro émbolos; el tamaño de los discos varía según el motor del vehículo.

Un motor brillante

Bajo el capó encontramos un motor diésel de 2.0 litros y cuatro cilindros que desarrolla 194 CV. Por funcionamiento, consumo, agrado de conducción y potencia es un motor muy recomendable. Es de ese tipo de motores redondos que lo tienen todo y no fallan en nada para regalarnos grandes satisfacciones al volante. Además, su sonido transmite una gran sensación de calidad.

Pero esta motorización no solo mueve con brillantez los 1.680 kg que pesa esta versión, sino que también es sobresaliente en cuanto a consumo de carburante se refiere. Según nuestras mediciones, si circulamos por autopista con el control de crucero activado y, como es obligatorio, cumpliendo los estrictos límites de velocidad, apenas superamos los 6,0 l/100 km. Por su parte, en carretera secundaria, obtuvimos un registro de 4.6 l/100 km. Por tanto, gracias a los 66 litros del depósito de carburante, se pueden llegar a superar los 1.000 kilómetros de autonomía, un dato que resulta magnífico para el tipo de coche del que estamos hablando.

Todos los motores de la nueva Clase E están equipados con la función de parada y arranque ECO. Los motores de gasolina cumplen la normativa de gases de escape Euro 6, mientras que el nuevo motor diésel de cuatro cilindros OM 654 ya está preparado para satisfacer las exigencias del futuro ciclo de emisiones en condiciones reales de conducción (RDE).

Nuestra unidad de pruebas disponía del nuevo cambio automático de nueve velocidades 9G TRONIC. Su amplio margen de desmultiplicación (9,15) entre la primera y la novena marcha redunda en una disminución sensible del número de revoluciones del motor y es un factor decisivo para la elevada eficiencia energética y el confort de conducción. Los tiempos de acoplamiento y de reacción más cortos se reflejan en una gran espontaneidad, unida a un excelente confort en el manejo del cambio. Este confort se combina con un alto rendimiento del cambio, lo que se hace perceptible en el consumo de combustible.

+ Contenido interesante

Da tu opinión

Normas de Uso:

1. Mantener lenguaje respetuoso: evitar palabras abusivas, amenazadoras u obscenas.

2. PanamaOn se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas son responsabilidad de los usuarios y no de PanamaOn

4. Al enviar, el autor del mismo acepta las normas de uso.

Incorrecto intentelo de nuevo

Las opiniones no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación.

Opinión de nuestros lectores