Prensa Online - PanamaOn

Mercedes GLC F-CELL

Mercedes-Benz presenta en la edición de este año del Salón Internacional del Automóvil de Fráncfort modelos de preserie del nuevo Mercedes-Benz GLC F-CELL, la siguiente etapa en la hoja de ruta hacia una conducción exenta de emisiones.

18 septiembre 2017 |

La tecnología EQ Power del nuevo modelo eléctrico previsto para la producción en serie supone una doble aportación a la electrificación de la familia de automóviles Mercedes-Benz, pues en el futuro combinará por primera vez en todo el mundo la innovadora técnica de pilas de combustible con el suministro eléctrico por batería en un vehículo híbrido enchufable. La versión eléctrica integral del apreciado SUV «repostará» hidrógeno y electricidad. La interacción inteligente entre la batería y la pila de combustible y la breve duración del repostaje de hidrógeno será en el futuro la clave de la idoneidad del GLC F-CELL para la conducción en régimen eléctrico y sin emisiones, incluso en recorridos largos. Los 4,4 kg de hidrógeno transportados a bordo ponen a disposición del modelo de preserie energía suficiente para alcanzar una autonomía de hasta 437* km en el ciclo normalizado europeo. Al mismo tiempo, el conductor del modelo F‑CELL se beneficia de la autonomía de hasta 49 km en el ciclo normalizado europeo que ofrece la batería de iones de litio de gran capacidad. La potencia de propulsión asciende a 147 kW y brinda una combinación ideal de dinamismo y placer de conducción sin emisiones directas. La presentación de los modelos de preserie del Mercedes-Benz GLC F-CELL supone un paso importante en la implementación de la estrategia empresarial «CASE» de Daimler.

Ola Källenius, miembro de la Junta Directiva de Daimler AG y responsable de Investigación del Grupo y de Desarrollo de Mercedes-Benz Cars, destaca:
«La experiencia acumulada por nuestra empresa durante muchos años de desarrollo de la tecnología de pila de combustible se rentabiliza en el nuevo GLC F-CELL. La gran autonomía eléctrica, el repostaje rápido y la idoneidad para la conducción diaria de un SUV harán de este modelo un acompañante perfecto. Esto es posible gracias a la estructura compacta de nuestro sistema modular de pilas de combustible. Otro auténtico estreno mundial es la combinación con una batería adicional de iones de litio de elevada capacidad, que puede recargarse cómodamente con la tecnología de híbrido enchufable.»

La tecnología de pilas de combustible forma parte integral de la estrategia de propulsión de Daimler. La empresa reúne bajo la marca EQ su know-how en torno a la movilidad eléctrica inteligente y ofrece de ese modo un extenso ecosistema electromóvil formado por productos, servicios, tecnologías e innovaciones. EQ constituye por tanto un elemento esencial de «CASE», la estrategia empresarial de Daimler para la movilidad del futuro. Las cuatro letras de esta denominación representan los campos estratégicos del futuro, que la empresa perfecciona sistemáticamente y combina de forma inteligente: la interconexión en red (Connected), la conducción autónoma (Autonomous), el uso flexible de los vehículos (Shared & Services) y la propulsión eléctrica (Electric). Daimler tiene previsto lanzar al mercado diez vehículos con propulsión eléctrica por batería hasta el año 2022. El GLC F-CELL supone un paso importante en esta dirección.

Singular: electromovilidad sobre dos pilares

Los vehículos presentados en dicho Salón del Automóvil constituyen una primicia mundial, pues combinan por primera vez en un automóvil eléctrico la tecnología de pilas de combustible con una batería de iones de litio como fuente adicional de energía. La batería puede recargarse directamente por conexión a una toma de corriente externa como un modelo híbrido enchufable.Ambas fuentes de energía interactúan inteligentemente e impulsan el motor eléctrico para brindar un elevado placer de conducción sin emisiones directas. La elevada autonomía, el repostaje rápido, una potencia de 200 CV) y la generación más reciente de sistemas de asistencia a la conducción con funciones específicas para este tipo de propulsión acreditan en los modelos presentados que el GLC F-CELL será un vehículo eléctrico totalmente apto para la conducción a diario y para el uso por parte de familias con hijos. La novedad mundial incorpora un sistema completamente nuevo de pilas de combustible, desarrollado por los ingenieros de Mercedes-Benz en estrecha cooperación con sus socios de la red de centros de competencia de Daimler. En comparación con la Clase B F-CELL comercializada desde el año 2010 (consumo de combustible: 0,97 kg H₂/100 km; emisiones de CO₂ en el ciclo mixto: 0 g/km), el sistema de propulsión entrega un nivel de potencia un 40% mayor. El sistema de pilas de combustible es aproximadamente un 30% más compacto que hasta ahora, puede integrarse por primera vez completamente bajo el capó y se fija como un motor convencional a los puntos de suspensión previstos en el vehículo. Al mismo tiempo, se ha reducido en un 90% el uso de platino en la pila de combustible. De ese modo se preservan los recursos naturales y disminuyen los costes del sistema de propulsión sin mermas en su rendimiento.

La batería de iones de litio de los vehículos de preserie presentados tiene una capacidad de 13,8 kWh brutos y sirve de fuente de energía adicional para el motor eléctrico. Por primera vez es posible recargarla externamente haciendo uso de tecnología híbrida enchufable. Una estrategia de operación inteligente de la combinación de pila de combustible y batería asegura máxima eficiencia, unida a un elevado confort. Al igual que el motor de propulsión, el potente acumulador eléctrico se monta en la parte trasera del SUV sin restringir el espacio disponible para otros elementos. El cargador de a bordo de 7,2 kW puede conectarse a cualquier caja de enchufe doméstica, a una Wallbox o a una estación pública de carga para recargar cómodamente la batería. El tiempo de recarga es de unas 1,5 horas si se desea aprovechar la capacidad máxima.

Los dos depósitos con cubierta exterior de fibra de carbono se montan en el piso del vehículo y pueden transportar unos 4,4 kg de hidrógeno. El empleo de la tecnología de repostaje a 700 bares estandarizada en todo el mundo permite completar la reserva de hidrógeno en sólo tres minutos. En otras palabras, el conductor no precisa más tiempo que el habitual para el repostaje de un automóvil con motor de combustión interna. Para propulsar los vehículos F-CELL presentados en el Salón del Automóvil se incorpora un motor asíncrono con una potencia de 147 kW (200 CV) y un par motor de 350 Nm. Dado que la propulsión eléctrica no requiere una cadena cinemática con árbol cardán, se gana espacio para montar uno de los dos depósitos de hidrógeno. El segundo se monta bajo el banco trasero.

Al igual que el modelo híbrido enchufable de la gama de variantes del GLC, la variante con pilas de combustible dispone de diferentes modos de servicio y programas de conducción. Entre los programas de conducción del GLC F-CELL se contarán los tres clásicos ECO, COMFORT y SPORT. ECO está optimizado para reducir el consumo de energía. COMFORT ofrece una armonización confortable de la propulsión y, al mismo tiempo, asegura una climatización ideal del habitáculo. En el modo SPORT, la cadena cinemática híbrida presenta un dimensionamiento deportivo. Así como los programas de conducción condicionan el comportamiento dinámico del automóvil y, por tanto, la vivencia de conducción, los modos de servicio influyen en la interacción entre la pila de combustible y la batería de alto voltaje. La combinación de los programas de conducción con los modos de servicio se muestra ahora por primera vez en esta forma en un vehículo propulsado por pilas de combustible.

La innovadora propulsión por pila de combustible híbrida enchufable conjuga las ventajas de las dos tecnologías exentas de emisiones directas. Gracias a su estrategia de operación inteligente, adapta en todo momento el uso de ambas fuentes de energía a la situación de conducción. En el modo de servicio HYBRID, el vehículo aprovecha la potencia de las dos fuentes de energía. La batería cubre las puntas de demanda, mientras que la pila de combustible opera siempre en el margen que asegura el mayor rendimiento energético. Gracias a la estrategia de operación inteligente es posible beneficiarse de las propiedades de ambas fuentes de energía.
En el modo F-CELL se hace uso de la energía de la pila de combustible para mantener constante el estado de carga de la batería de alto voltaje. La conducción utilizando casi exclusivamente hidrógeno es el modo ideal si se quiere reservar la autonomía eléctrica para determinadas situaciones de conducción. En el modo BATTERY, el GLC F-CELL opera exclusivamente con la electricidad acumulada en la batería de alto voltaje. El sistema de pila de combustible no está activo. Este es el modo ideal para trayectos cortos. En el modo CHARGE se otorga prioridad a la carga de la batería de alto voltaje; por ejemplo, para recargar la batería antes de repostar hidrógeno y disponer de ese modo de la máxima autonomía total. Este modo crea además reservas de potencia para ascender pendientes o para una conducción muy dinámica. El sistema dispone en todos los modos de operación de una función de recuperación que hace posible obtener energía al frenar y al rodar sin tracción y conservarla en la batería.

Daimler ha establecido baremos muy elevados para la seguridad de todos sus automóviles. Esto se aplica tanto a los vehículos con motor de combustión interna convencional como a aquellos con sistemas alternativos de propulsión. Esto significa, en primer lugar, que los vehículos satisfacen todas las leyes y normas vigentes. Pero las exigencias internas de seguridad para los vehículos de Mercedes-Benz van un paso más allá. En especial, los requisitos a la protección de los ocupantes y los demás usuarios de la vía en caso de un siniestro se basan en la filosofía de seguridad denominada Real Life Safety, que contempla los supuestos más comunes de accidente. La batería y todos los componentes que contienen hidrógeno deben cumplir prescripciones de seguridad especialmente severas, típicas de Mercedes. Junto a la validación del diseño en pruebas de choque real se llevan a cabo pruebas adicionales de los componentes y sistemas de los vehículos de Mercedes-Benz que superan claramente los baremos de los ensayos habituales. Los componentes de propulsión y los depósitos de hidrógeno de los vehículos de preserie F-CELL se sitúan en el compartimento motor y en los bajos del vehículo, donde están protegidos y no restringen la funcionalidad.

Al igual que los demás vehículos de Mercedes-Benz, los modelos con propulsión por pila de combustible son ejemplares por su seguridad activa y pasiva. El GLC F-CELL estará dotado de un amplio equipamiento de serie en el campo de la seguridad y el confort, que va desde el asistente activo de distancia DISTRONIC y el paquete de control de carril con control de ángulo muerto y detector activo de cambio de carril hasta el paquete de ayuda para aparcar con cámara de 360° y el sistema COMAND Online con indicador de velocidad límite.

Los modelos GLC F-CELL presentados en el Salón del Automóvil de Fráncfort satisfacen las elevadas expectativas a un Mercedes-Benz y garantizan todos los valores de la marca Mercedes-Benz en cuanto a confort, sostenibilidad, seguridad, calidad y diseño. El SUV eléctrico brillará asimismo en el campo de la capacidad de carga y el confort de los ocupantes con atributos que acreditan su plena idoneidad para el uso diario. Las diferencias se limitarán a un escalón minúsculo en el maletero, similar al del GLC híbrido enchufable, y a la mayor altura del banco trasero debido a la colocación del depósito de combustible bajo el mismo. El confort climático del GLC F-CELL satisfará también sin restricciones el nivel de los vehículos convencionales. El equipamiento de serie incluye climatización automática con preclimatización y calefacción de los asientos y los espejos retrovisores. A temperaturas bajas, el vehículo hará uso del calor residual de la pila de combustible y optimizará de ese modo el balance energético del vehículo. Al igual que los modelos de preserie, el vehículo de serie estará equipado con muelles helicoidales en el eje delantero y una suspensión neumática con fuelles de una sola cámara en el eje trasero, así como regulación automática de nivel integrada. De ese modo, al variar la carga no se modifica la carrera de compresión y de expansión de los elementos de suspensión del eje trasero, lo que asegura una respuesta equilibrada a las oscilaciones con una frecuencia natural prácticamente constante de la carrocería.

Los modelos F-CELL presentados en el Salón de Fráncfort encarnan la filosofía actual de diseño de Mercedes-Benz, expresada por el término claridad sensual. En las premisas de configuración encontramos atributos que subrayan el carácter especial de este modelo, tanto en general como dentro de la familia del GLC. Estas premisas de diseño son la concepción formal como vehículo para carretera y las modificaciones técnicas en el exterior y el interior, así como en el concepto de manejo y visualizado.

Los detalles de color azul en la parrilla del radiador y en las llantas de aleación, los embellecedores laterales y el parachoques trasero permiten reconocer sin lugar a dudas la propulsión por pila de combustible, al igual que las láminas Style de alta calidad con la inscripción F-CELL. Parachoques de diseño especifico —con una toma de admisión de aire ampliada delante— y llantas optimizadas desde el punto de vista aerodinámico en formato de 20 pulgadas son algunos rasgos característicos de los vehículos presentados en el Salón Internacional del Automóvil de Fráncfort.

El interior convence con su elevada impresión de valor y sus formas fluidas, como nueva interpretación del lujo moderno. La consola central se caracteriza por un elemento de adorno de configuración elegante y estilizada, que destila una especial exclusividad con su acabado en efecto lacado brillante o bien con diversas superficies modernas de madera. Detalles precisos y una selección de materiales auténticos —como la madera de poros abiertos en los elementos de adorno y un elevado porcentaje de lana y lino en el material de tapizado— aseguran un ambiente agradable y contribuyen a la impresión general de calidad elevada del interior. El cuadro de instrumentos cuenta con un visualizador de pantalla completa de 12,3 pulgadas de diagonal que revaloriza el puesto de conducción. La información del sistema COMAND se muestra en el visualizador central de 10,25 pulgadas. Los menús y las indicaciones en los visualizadores están armonizados a las funciones de la propulsión combinada por pila de combustible y batería. El innovador estilo de diseño diferencia claramente el vehículo con pila de combustible de un GLC con propulsión convencional.

Otra novedad del GLC F-CELL es el panel táctil multifunción con reconocimiento de escritura natural que celebra su estreno mundial con ocasión del Salón Internacional del Automóvil junto con los vehículos de preserie presentados. Con este nuevo equipo es posible controlar funciones telemáticas utilizando gestos de uno o varios dedos en el panel «Multitouch».
El panel ofrece por tanto una opción adicional, innovadora y de plena funcionalidad para manejar COMAND Online, que se suma al conocido mando fónico LINGUATRONIC. Además, el conductor puede utilizar el panel táctil para introducir letras, cifras y caracteres especiales con escritura natural. Otras posibilidades de manejo son el mando fónico y los botones de control táctil situados a la izquierda y a la derecha en el volante.

Daimler está ultimando los preparativos para la producción en serie del Mercedes-Benz GLC F-CELL. La actual flota de vehículos de prueba sirve a los ingenieros de Mercedes-Benz para dar los últimos e importantes pasos en la ruta que lleva al comienzo de producción. En la actualidad se están evaluando conceptos de distribución específicos para cada mercado, entre ellos también un modelo de alquiler. El SUV con plena idoneidad para la conducción diaria y para familias se fabricará en Bremen, al igual que el GLC con propulsión convencional. Daimler ha recurrido a su red mundial de centros de competencia para el desarrollo y la producción de la innovadora propulsión por pila de combustible. El núcleo de esta tecnología, el stack de pila de combustible, ha sido desarrollado en el seno de una Joint Venture fundada con Ford: la Automotive Fuel Cell Cooperation (AFCC) con sede en la ciudad canadiense de Vancouver. La producción se lleva a cabo en la cercanía inmediata de esta compañía, en la planta de Mercedes-Benz Fuel Cell (MBFC). El grupo completo de propulsión formado por la pila de combustible y el depósito de hidrógeno es un desarrollo de la filial de Daimler NuCellSys en la ciudad de Kirchheim/Nabern en Baden-Wurtemberg (Alemania). La planta matriz de Daimler en Untertürkheim es responsable del montaje del sistema de pilas de combustible, también en la factoría de Nabern. Los depósitos de hidrógeno con recubrimiento de fibra de carbono se fabrican en la planta de Daimler en Mannheim, y la batería de iones de litio procede de una filial al 100% de Daimler, la empresa ACCUMOTIVE con sede en Kamenz/Sajonia (Alemania).

Un requisito ineludible para la aceptación de la movilidad eléctrica es la existencia de una infraestructura adecuada, que cubra la totalidad de los mercados. En todo el mundo se está impulsando la instalación de estaciones de carga eléctricas y de estaciones de servicio con surtidores de hidrógeno. Existen ya numerosas posibilidades para recargar la batería de los vehículos eléctricos, tanto en el propio domicilio como en el trabajo, en carretera o en los centros comerciales. También progresa la infraestructura de H2. Daimler ha elaborado un plan concreto de actuación para Alemania en cooperación con sus socios en la Joint Venture H2 Mobility. Hasta finales del próximo año, la red de surtidores de H2 debe crecer hasta un total de 100 estaciones. Hasta 2023 estará a disposición una red de hasta 400 surtidores de hidrógeno. En otros países de Europa, en EE.UU. y en Japón existen proyectos similares de infraestructura.

Todo comenzó en los años 80 del siglo pasado, cuando los investigadores de Daimler estudiaron la combustión «fría» del hidrógeno. En el año 1994, Mercedes-Benz asumió el papel de pionero presentando ante la opinión pública de todo el mundo el primer vehículo propulsado por pila de combustible, el NECAR 1. Siguieron a este proyecto muchos otros vehículos, hasta la flota de la Clase A F-CELL. Un proyecto que causó furor en todo el mundo en 2011 fue la F-CELL World Drive, la primera vuelta al mundo con vehículos propulsados por pila de combustible. En el año 2015 se presentó el prototipo experimental F 015 Luxury in Motion, un sistema de propulsión con F-CELL e híbrido enchufable, dimensionado para alcanzar una autonomía de 1.100 kilómetros sin emisiones directas. Hasta la fecha, los vehículos con propulsión eléctrica por pila de combustible de Mercedes-Benz, incluyendo la Clase B F-CELL y el autobús urbano Citaro FuelCELL-Hybrid, han recorrido en total más de dieciocho millones de kilómetros y han acreditado de ese modo la madurez técnica de este concepto de propulsión. La presentación del GLC F-CELL supone un nuevo salto cualitativo en esta tecnología.

+ Contenido interesante

Da tu opinión

Normas de Uso:

1. Mantener lenguaje respetuoso: evitar palabras abusivas, amenazadoras u obscenas.

2. PanamaOn se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas son responsabilidad de los usuarios y no de PanamaOn

4. Al enviar, el autor del mismo acepta las normas de uso.

Incorrecto intentelo de nuevo

Las opiniones no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación.

Opinión de nuestros lectores