Prensa Online - PanamaOn

Familiares de testigo de Odebrecht dicen que su cuerpo tenía rastros de cianuro

El noticiero colombiano Noticias Uno reveló que el Instituto de Medicina Legal encontró cianuro en el cuerpo de Rafael Merchán quien había sido llamado como testigo en el caso de Odebrecht.

08 enero 2019 |


La información, según el noticiero, fue entregada por familiares de Merchán quien fue encontrado sin vida en su apartamento de Bogotá el pasado 27 de diciembre.

Merchán, de 43 años, se desempeñó como secretario de transparecncia del Gobierno de Juan Manuel Santos.

A principios de diciembre del año pasado un juez ordenó su presencia como testigo en el proceso que la Fiscalía adelanta contra el ex director de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade.

Merchán es el segundo testigo del caso de corrupción de Odebrecht en Colombia en aparecer muerto.

El primero fue el ingeniero Jorge Enrique Pizano quien murió el pasado 8 de noviembre de un infarto pero Medicina Legal no pudo establecer si murió o no por envenenamiento con ciaunuro.

Sin embargo, su hijo, Alejandro, murió tres días después por envenenamiento con cianuro luego de beber de una botella de agua que encontró en el escritorio de su padre.

A esta hora se espera un pronunciamineto de la Fiscalía General de la Nación con respecto a esta información.

Merchán era politólogo, y tenía especializaciones en derecho administrativo así como en derecho económico y participó activamente en el Comité Antisoborno Trasnacional de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde).

+ Contenido interesante

Da tu opinión

Normas de Uso:

1. Mantener lenguaje respetuoso: evitar palabras abusivas, amenazadoras u obscenas.

2. PanamaOn se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas son responsabilidad de los usuarios y no de PanamaOn

4. Al enviar, el autor del mismo acepta las normas de uso.

Incorrecto intentelo de nuevo

Las opiniones no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación.

Opinión de nuestros lectores