Prensa Online - PanamaOn

Fernando Alonso gana las 24 Horas de Le Mans y es campeón del mundo de resistencia

Apenas 17 segundos separaron en la línea de meta al Toyota N.8 del español Fernando Alonso, Kazuki Nakajima y Sébastien Buemi, ganadores este domingo de las 24 Horas de Le Mans por segunda vez consecutiva, del vehículo N.7 de Toyota, pilotado por el argentino José María 'Pechito' López, Kamui Kobayashi y Mike Conway, tras todo un día de duelo fratricida.

16 junio 2019 | Publicado : 12:03 (16/06/2019) | Actualizado: 12:11 (16/06/2019)

El Toyota 8 nunca fue superior al 7, pero si fue más fiable y un pinchazo a falta de una hora sirvió en bandeja el triunfo al equipo del asturiano para cerrar su año perfecto en el WEC.

Fernando Aloso es nada más y nada menos que campeón del mundo de resistencia junto Kazuki Nakajima, Sebastien Buemi y un equipo como Toyota que no ha tenido rival en toda la temporada.

Fernando Alonso tenía como objetivo principal el conquistar la corona. Ya había ganado Le Mans y no quería tomar riesgos innecesarios que pudieran dejarle sin corona. Quería evitar cualquier problema, aunque una carrera como Le Mans siempre exige el máximo. Siempre tiene sorpresas inesperadas. Primero fue la falta de velocidad en recta, unos 5 o 6 km menos que el Toyota 8, que salió desde la pole decidido a ganar la cita francesa. Pero el español mantenía la calma, sin perder el foco: pensar en e Mundial. Veía como la opción de ganar Le Mans por segunda vez se alejaba. “No hay nada que hacer. Para ganar necesitamos algo de suerte”, decía tras su primer relevo, sin poder hacer nada para alcanzar al coche hermano.

La suerte llegó entonces con un Safety Car que le dejaba líder. Pero con el déficit de velocidad, solo fue un espejismo. Llegó de nuevo con dos errores de Pechito López al inicio de la noche, bajo la temible luna de Le Mans, que colocó al Toyota 8 primero, aunque de nuevo sería por poco tiempo.

Y para colmo, tras múltiples cambios de morros, la parte trasera e incluso pensar que el fondo plano del coche de Fernando estaba dañado, finalmente se dieron cuenta que la pérdida de velocidad estaba relacionada con una puerta mal cerrada que tuvieron que cambiar. Todo ello se traducía en una mayor pérdida de tiempo.

Pero un error de Toyota en la lectura de un sensor en el prototipo gemelo que no detecto un pinchazo, también un fallo de lectura de Toyota en este incidente. El equipo había detectado un pinchazo, pero la lectura del sensor no fue la correcta: cambiaron la delantera derecha y el problema estaba en la trasera.

Mientras, Fernando Alonso daba un salto en la mesa del motorhome de Toyota, donde esperaba relajado,gritaba "¡Va muy lento!" su voz resonó en la estancia. De un salto, paso a la habitación contigua, donde se reunía el equipo, buscó información y volvió a su asiento. "Es un pinchazo". Lo primero, buscar la posición del coche y calcular si sus compañeros/rivales podrían perder su ventaja. Más de dos minutos volaron en ese paseo fúnebre del 7 hasta los lejanísimos garajes de la pista.

El 8 llegó a superarle incluso antes de cobijarse al amparo de los mecánicos, que corrieron para poner los neumáticos nuevos y soltarle a pista lo antes posible. El daño era ya irreversible: Nakajima rodaba por delante a poco más de un minuto. Y asi hasta la victoria.

+ Contenido interesante

Da tu opinión

Normas de Uso:

1. Mantener lenguaje respetuoso: evitar palabras abusivas, amenazadoras u obscenas.

2. PanamaOn se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas son responsabilidad de los usuarios y no de PanamaOn

4. Al enviar, el autor del mismo acepta las normas de uso.

Incorrecto intentelo de nuevo

Las opiniones no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación.

Opinión de nuestros lectores