Prensa Online - PanamaOn

Las ciudades de América Latina más amigables para los ciclistas

La bicicleta es un medio de transporte ágil y económico, que por su sustentabilidad se presenta como una alternativa cada vez más popular en las ciudades del mundo. América Latina no es una excepción. Conoce cuáles son las ciudades más amigables para pedalear.

22 enero 2017 | Publicado : 12:52 (19/01/2017) | Actualizado: 03:31 (22/01/2017)

Según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Colombia está a la cabeza en la región en el uso de la bicicleta como medio de transporte. Bogotá es la ciudad con más ciclovías en América Latina, con 392 kilómetros de extensión. En la capital colombiana, un 5% de los desplazamientos se realizan a pedal.

En Medellín se "ha hecho un esfuerzo muy grande" para instalar más bicisendas, indicó a Sputnik Pablo Albarenga, integrante del colectivo uruguayo 'Liberá tu bicicleta', que busca fomentar el uso de este medio de transporte, que considera una solución para poder descongestionar las calles y tener "un transporte público más eficiente y más económico".

"Tiene que haber un cambio de conciencia. Hay que dejar de ver al automóvil como una comodidad y verlo como una herramienta para usarlo cuando realmente se necesita. Hay mucha gente que utiliza el auto para hacer recorridos de dos o tres kilómetros. Es mucho más eficiente y rápido hacerlo en bici", valoró Albarenga.

Río de Janeiro es la segunda ciudad con más ciclovías en el subcontinente, con 307 kilómetros que permiten a los ciudadanos realizar un 3% de sus movimientos en sus bicis. En tercer lugar está San Pablo, que a pesar de contar con 207 kilómetros de pistas, está bastante por debajo de la otra ciudad brasileña: un 1% de los recorridos usan este vehículo.

Entre las ciudades con mayor uso de bicicletas también se encuentra Buenos Aires. La capital argentina tiene 130 kilómetros de sendas, sobre las cuales se realiza el 3% de los viajes urbanos. Para Albarenga, Buenos Aires es una ciudad ejemplar, ya que la infraestructura está bien conectada y conforma "una red súper eficiente y que brinda mucha seguridad". Además, la condición del terreno es ideal, por no tener pendientes.

"Buenos Aires es totalmente plano. Andar en bicicleta ahí es un placer. Tenés mucho tráfico, pero hay una red de ciclovías que permite salir de la calle en un 60 o 70% de tu trayecto", comentó el ciclista.

En Rosario, la tercera ciudad en importancia de Argentina, el uso de la bicicleta es el más alto de América Latina según el BID, levemente por encima de Bogotá: un 5,3% de los desplazamientos se realizan a pedal sobre los 100 kilómetros de vía. Sin embargo, no es la más segura. Es la ciudad del continente con más siniestros, con 43,8 heridos cada 100.000 habitantes, frente a los 3 que presenta la capital de Colombia.

El sistema de transporte público de Curitiba, la capital del Estado brasileño de Paraná, es comúnmente citado como un modelo. Además de la racionalización de los recorridos de los buses, la ciudad ha incorporado a la bicicleta como una alternativa más.

Para Albarenga, la red de ciclovías de la urbe brasileña es "incluso mejor que la de Buenos Aires". El informe del BID revela que en Curitiba hay 127 kilómetros de carriles de bicicleta y un 1% de viajes a bordo este medio de transporte.

No siempre tener ciclovías es un indicador de mayor utilización de la bicicleta. Por ejemplo, Lima cuenta con 141 kilómetros, pero apenas un 0,3 de los recorridos de la capital peruana se hacen en bici. Por el contrario, ciudades con menos infraestructura vial pueden tener más ciclistas. Un caso es Mendoza, en Argentina, donde a pedal ocurren 2,16% de los movimientos, a pesar de contar con menos de 12 kilómetros de pistas.

A pesar de que Santiago es una de las ciudades con más ciclovías y mayor uso de bicicletas de la región (tiene 236 kilómetros de carriles y una cuota del 3% de viajes), Albarenga la identificó en su experiencia como una de las más hostiles para pedalear, principalmente por la actitud de conductores y taxistas, que a criterio del entrevistado dan "el mensaje que la calle no está pensada ni hecha para el ciclista".

Una mejora en la capital chilena implicaría "un cambio cultural, sobre todo pero también un cambio en la infraestructura". "La realidad es que las calles están pensadas para automóviles y no para bicicletas", añadió. La tasa de accidentes es la segunda más alta de la región, con 18 ciclistas heridos cada 100.000 habitantes.

+ Contenido interesante

Da tu opinión

Normas de Uso:

1. Mantener lenguaje respetuoso: evitar palabras abusivas, amenazadoras u obscenas.

2. PanamaOn se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas son responsabilidad de los usuarios y no de PanamaOn

4. Al enviar, el autor del mismo acepta las normas de uso.

Incorrecto intentelo de nuevo

Las opiniones no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación.

Opinión de nuestros lectores